Ago 11 2021

Necesitamos afrontar ya la crisis climática con ambición y contundencia

►El Sexto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático indica que estamos en tiempo de descuento 


► UGT considera que hay que intensificar los esfuerzos para luchar contra el cambio climático, pero bajo el prisma de la transición justa, sin dejar a nadie atrás, y en base a empleos dignos y de calidad. 

► Afirma que se debe analizar, detalladamente, cada sector de actividad con el objetivo de minimizar al máximo los impactos negativos del cambio climático y maximizar las oportunidades de creación de nuevos puestos de trabajo.

► Recuerda que el lema utilizado en la Cumbre del Clima, celebrada en Madrid, en 2019, fue “tiempo de actuar” y que han pasado dos años sin que se haya hecho.

► Para UGT la única alternativa que queda ahora es acelerar el ritmo de transformación del modelo económico y de desarrollo, lo que implica transformar la forma de producir, consumir y el propio estilo de vida, hacia uno que esté en mayor consonancia con la naturaleza y las personas. 

► El sindicato redoblará sus esfuerzos para que la COP26 de Glasgow, que se celebrará en noviembre, sea la palanca necesaria para aumentar la ambición, pero bajo los parámetros de la justicia climática y la transición justa. 

El pasado 9 de agosto se publicó la primera entrega del Sexto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), que confirma que es indiscutible que la actividad humana es la causante de las graves alteraciones del clima y responsable del calentamiento global.

Los informes de evaluación del IPCC constituyen la mejor referencia sobre el estado del conocimiento científico en materia de cambio climático. En éste han participado 234 científicos de 66 países diferentes, que han revisado más de 14.000 artículos y referencias publicadas hasta la fecha, y han sacado partido a los avances científicos producidos desde que el informe previo viera la luz en 2014, para realizar su síntesis sobre los efectos físicos que ya ha tenido el calentamiento del planeta y los posibles escenarios en función de los gases de efecto invernadero que emita la humanidad en las próximas décadas.

Entre los principales datos actualizados por el informe destaca el que la temperatura media global ya está en 1,09ºC respecto a los niveles preindustriales. Un incremento que ha sido mayor sobre las zonas terrestres (+1,59ºC) que sobre las marinas (+0,88ºC) y que se debe a que actualmente la concentración en la atmósfera del CO₂ es la más alta a la que se ha llegado en los dos últimos millones de años y las concentraciones de metano (CH4) y óxido de nitrógeno (N2O) son las mayores registradas en los últimos 800.000 años.

Además, el informe advierte de que el incremento de la temperatura seguirá al menos hasta mediados de este siglo en todos los escenarios de emisiones analizados. A partir de 2050 únicamente se logrará que el nivel de calentamiento se quede entre los 1,5 y 2ºC (y así estabilizar el clima) si se producen reducciones profundas, rápidas y sostenidas en las emisiones de CO₂ y otros gases de efecto invernadero en las próximas décadas hasta alcanzar las emisiones netas cero. En el peor escenario, si no se actúa y las emisiones siguen creciendo al mismo ritmo que hasta ahora, el informe predice que a finales de este siglo se llegaría a un incremento de 4,4ºC, algo que multiplicaría la intensidad y frecuencia de los fenómenos extremos hasta niveles inconcebibles.

El informe destaca que existe una relación directa entre el aumento de las temperaturas y el incremento de eventos como las olas de calor, las fuertes precipitaciones, las sequías, los incendios forestales, los ciclones tropicales intensos o la disminución del hielo marino del Ártico, de la capa de nieve o del permafrost. 

También recuerda que muchos cambios motivados por las emisiones pasadas serán irreversibles durante siglos o milenios, especialmente los que afectan a los océanos y al hielo. Por ejemplo, la subida del nivel del mar para 2100 se estima de 40 centímetros en el escenario de emisiones más optimista y de más de 80 en el más pesimista. Esto contribuirá a que se produzcan inundaciones costeras más frecuentes y graves y la erosión de la costa.

Hay que actuar ya y afrontar la crisis climática con ambición y contundencia

Para UGT este informe es una enorme señal de alerta para la humanidad. Es una demostración de que los esfuerzos por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en las últimas décadas han sido totalmente insuficientes, lo que está afectando a todas las regiones de la Tierra y provocando cambios irreversibles en los ecosistemas.

Necesitamos afrontar la crisis climática con ambición y contundencia desde ya. El coste de la inacción es inasumible y lo expuesto por la ciencia es irrefutable. Las alteraciones climáticas se suceden más frecuentemente y de forma más intensa, poniendo en peligro la vida tal y como la conocemos.

Para UGT la única alternativa que nos queda es acelerar el ritmo de transformación de nuestro modelo económico y de desarrollo para hacer frente a la gran amenaza que representa el cambio climático para nuestra especie. Es el momento de transformar nuestra forma de producir y de consumir y nuestro estilo de vida, hacia uno que esté en mayor consonancia con la naturaleza y las personas. Un nuevo escenario que transformará profundamente el mercado de trabajo, por lo que es crucial que se desarrolle bajo una transición justa para todas las personas trabajadoras, en base a empleos dignos y de calidad.

Bajo este escenario al que nos enfrentamos, donde independientemente de lo que hagamos la temperatura va a seguir aumentando en los próximos años, también es necesario intensificar los esfuerzos en la adaptación al cambio climático. Desde UGT reclamamos que se ponga más énfasis en las consecuencias que el cambio climático tendrá en el mundo del trabajo. Muchos sectores se van a ver tremendamente afectados y deberán adaptarse a las nuevas condiciones climáticas. Se debe analizar detalladamente cada sector de actividad con el objetivo de minimizar al máximo los impactos negativos y maximizar las oportunidades de creación de nuevos puestos de trabajo.

En la Cumbre del Clima celebrada en Madrid en 2019 (COP25) el lema utilizado fue “tiempo de actuar”. Han pasado dos años y seguimos sin hacerlo. Por eso UGT centrará sus esfuerzos para que la COP26 de Glasgow, que tendrá lugar en noviembre, sea la palanca necesaria para aumentar la ambición, siempre acompañada de justicia climática y transición justa, y de una vez por todas pasar a la acción. 


► Valoración de Ana García de la Torre, Secretaria de Salud Laboral de UGT

Visto 83 veces