Dic 14 2020

El SNS requiere una estrategia con recursos suficientes para erradicar las listas de espera

Es fundamental desarrollar una estrategia que afronte la gestión de las listas de espera desde el propio SNS para los que se deberán planificar los recursos materiales y humanos.

Los datos publicados por el Ministerio de Sanidad según la última actualización de los Indicadores resumen y los datos por comunidades autónomas del Sistema de Información Sobre Listas de Espera en el Sistema Nacional de Salud (SISLE-SNS), situación a 30 de junio de 2020, demuestran que la pandemia del Covid-19, ha hecho que aumente el número de pacientes en lista de espera tanto quirúrgica, como la primera consulta en la sanidad pública. Un importante aumento con una distribución asimétrica, lo que evidencia la disminución de la equidad en el conjunto del Sistema Nacional de Salud.

El hecho de que en Atención Primaria no se estén controlando las patologías crónicas provoca descompensaciones con el consiguiente aumento de las consultas a especialistas o el aumento de usuarios de las urgencias de los hospitales. Además, la gente tiene miedo al contagio y no acude al médico, aunque se encuentre mal, lo que ha provocado fallecimientos por causas no Covid-19.

La Atención Primaria ha sufrido los recortes en inversión mucho más que la Atención Especializada, y si esto no se modifica la Atención especializada seguirá desbordada y lo estará cada vez más. Por ello, hay que abordar el problema desde el punto de vista comunitario y no individual que es la respuesta que da Atención especializada.

Algunos datos de interés

En junio de 2020, el total de pacientes en espera estructural de la Lista de Espera Quirúrgica ascendió a 691.508 (20.214 más que en junio de 2019), el tiempo medio de espera es de 170 días (55 más que en junio de 2019) y el 33,8% espera más de 6 meses. Además, llama la atención que en cinco especialidades (ginecología, oftalmología, OR, cirugía pediátrica, y cirugía torácica), habiendo menos usuarios que en junio 2019, aumenta el tiempo medio de espera y el porcentaje de usuarios que espera más de 6 meses.
En cuanto a la Población protegida, según la Base de datos de Tarjeta Sanitaria, ha aumentado en 233.471 usuarios, (de 45.207.196 en junio de 2019, a 45.440.667 a junio de 2020). Mientras que el número de pacientes en espera estructural ha descendido, posiblemente por

la saturación del SNS, y el miedo de los usuarios al contagio del COVID-19, sin embargo, ha aumentado considerablemente la demora, batiendo records, alcanzando el tiempo medio de espera más alto registrado nunca en la lista quirúrgica, que es de 170 días, 55 días más que en junio de 2019.

El tiempo medio de espera presenta grandes diferencias territoriales, destacando Castilla-La Mancha con 269 días; Cataluña con 223 y Andalucía con 212, frente las que menos tienen como Madrid, con 42, Melilla y Asturias con 52 seguido de La Rioja con 69 y País Vasco con 96. En el resto de Comunidades Autónomas el tiempo medio de espera en días supera la centena

El porcentaje de pacientes con más de 6 meses de espera, cuya media es del 33,8%, se distribuye con mayor asimetría, destacando Castilla-La Mancha con 64% y Cataluña con 50,8%, a diferencia de Madrid 1%, Ceuta 3,7%, Asturias un 3,9% y la Rioja con un 5,2%.
También es revelador, la distribución de los pacientes en Lista de Espera por comunidades autónomas y especialidades. Llama la atención la numerosa lista de espera en todas las especialidades de Cataluña, donde hay 44.425 pacientes esperando en traumatología, o 34.001 a la espera de una cirugía general y de Digestivo. Las especialidades que menos pacientes en lista de espera quirúrgica son 1 en Melilla para Neurocirugía y 1 en Cantabria para Dermatología. Además, la variabilidad en los tiempos medios de espera por especialidades y comunidades autónomas es muy llamativa, siendo Castilla-La Mancha la comunidad que más tiempo esperan los pacientes para una operación en todas las especialidades, hasta 385 días en la especialidad de Neurocirugía, o los 0 pacientes de Cirugía torácica del Principado de Asturias.

En cuanto a la Lista de Espera de Consultas Externas, los datos tampoco son homogéneos, ni entre especialidades, y menos aún entre territorios.
Con respecto a las primeras consultas en especialidades básicas, el número total de pacientes pendientes por 1.000 habitantes es de 46,45; y el porcentaje con fecha asignada a más de sesenta días es de 52,7%, siendo el tiempo medio de espera de 115 días para una primera consulta para el especialista.

La Comunidad Autónoma que tiene mayor tasa tiene por cada 1000 habitante es Andalucía 63,51, seguida de Aragón con un 63,05 y las que menos Melilla 4,42, País Vasco 4,44 y le sigue Castilla-La Mancha con 7,43. El tiempo medio de espera en días de quien espera la primera consulta de un especialista es 115 días, siendo la comunidad que tiene una mayor demora Cataluña con 158 días, seguido de Canarias, 149 y las que menos Rioja con 32 y Melilla 37 días.

El porcentaje de citas que es mayor de 60 días es de 52,7% en la media del territorio nacional, siendo la Comunidad Autónoma que mayor porcentaje tiene Canarias con 85,8 seguido de Castilla y León con 66,7%, y la que menos Baleares 4,3% Seguido de la Comunidad Foral de Navarra con 7,1%.

El SNS requiere una estrategia con recursos materiales y humanos

La Unión General de Trabajadores considera que los resultados de estos índices que cuantifican la lista de espera quirúrgica y la lista de espera de consultas, son preocupantes por su persistencia, agravada por la pandemia del COVID-19 y su cronicidad en el tiempo, además de la insuficiente respuesta del SNS para resolver las necesidades de la atención sanitaria a la ciudadanía.

El sindicato considera necesaria una estrategia que afronte la gestión de las listas de espera desde el propio Sistema de Salud Público para los que se deberán planificar los recursos materiales y humanos.

 
What do you want to do ?
New mail
Visto 97 veces Modificado por última vez en Lunes, 14 Diciembre 2020 09:20