Abr 13 2012

La FSP-UGT quiere llamar la atención sobre la desorganización de la Administración gallega en los incedios de Fragas do Eume.

Desgraciadamente ya lo dijimos, no nos alegramos de haber acertado, de haber dicho que así no, de habernos opuesto a la privatización de unos servicios esenciales como son los bomberos, de categorizar a los bomberos como agentes de la autoridad, de nombrarlos por su nombre y no bajo epítetos nuevos que esconden oscuros motivos, de destinar partidas económicas para dotarse de un eficaz servicio, de pedir y exigir una cobertura de seguridad para todos los ciudadanos por igual.


Pero eso a los responsables políticos no les importan. Al final los incendios se apagan, y si no viene la UME y lo soluciona, hasta que los incendios se complican, se alargan, se convierten en desastres y nadie tiene responsabilidad en ello.


Y esto no es fruto de la casualidad, sino de la causalidad que representa la actitud y la política de seguridad de la Administración gallega en la que la atención a la función social de los Cuerpos de Bomberos es tendente a una jibarizacion que nos lleva a la extinción absoluta en beneficio de unos entes privatizadores cuyos frutos acabamos de recoger, como es el ejemplo de desorganización y caos de los incendios de las FRAGAS DO EUME o el incendio de una fábrica de Barros donde falleció un obrero.


En ambos siniestros se produjeron hechos que nos alarman y nos inquietan como servidores y defensores de lo público, desorganización, desprecio de los medios profesionales con resultado de importantes pérdidas humanas y materiales.


Desde FSP-UGT no queremos explicaciones que ya no sirven de nada, exigimos un cambio radical en la concepción de un servicio que ha de ser público y universal, en el que prime el afán de lucro social en lugar de lucro económico, en el que todos los trabajadores que ejercen de bomberos sean considerados como tales y se les denomine como tales.


Joaquín Saez Murcia
Responsable Sindicato de Bomberos
FSP UGT
 

Mar 16 2012

Asistimos estupefactos a una decisión de la DIPUTACIÓN DE ALBACETE, que dará que hablar en el futuro. Se trata del despido de 42 trabajadores laborales fijos discontinuos adscritos al SEPEI de la Excma. Diputación provincial de Albacete, con la categoría de Mecánicos Conductores Bomberos que prestan sus servicios en la Campaña Contra Incendios Forestales desde 1982, han sido despedidos mediante un ERE.



Estos despidos se han acogido al art. 51.1 del estatuto de los trabajadores, que ha sido modificado por la última reforma laboral aprobada por el gobierno central.

Desde FSP UGT venimos advirtiendo que los “recortes” en las Administraciones Públicas sólo traerán disfunciones en los Servicios, y eso es lo que va a ocurrir en este caso. En el año de mayor sequía desde que se tienen registros de pluviometría, donde el número de INCENDIOS FORESTALES puede ser espectacular, se realiza un ERE de 42 trabajadores que se dedican a estas tareas y que venían desempeñando su trabajo desde 1982.

La DIPUTACIÓN DE ALBACETE estrena la aplicación de la REFORMA LABORAL en los trabajadores de las Administraciones Públicas.

Desde FSP UGT imaginamos que tendrán la misma diligencia en asumir responsabilidades si por culpa de la reducción de personal no se atienden debidamente los INCENDIOS que probablemente ocurran en este año tan extraordinariamente seco.

 

“La empresa que gestiona los bomberos quiere entrar en concurso de acreedores”


“Celta Prix garantiza el servicio de bomberos y los empleos pese al concurso de acreedores”


“Los bomberos se la juegan sin cobrar”


Con estos titulares puede un servicio esencial público proporcionar con garantías y eficacia dicho servicio al ciudadano, bueno la verdad es que no se trata de servicios públicos sino de servicios privados y es a partir de esa clave en la que se produce la situación que se describe.


Situación que deja a los bomberos de O Salnés noqueados por la noticia de que Celta Prix presentaba suspensión de pagos y aún así, cuando, al mediodía, sonaron las sirenas. Se les avisaba de un incendio en una nave de Caldas, y hasta allí salieron de inmediato los dos operarios que estaban de guardia en el parque de Vilagarcía. Al ver el alcance de las llamas, que ya afectaba a la mitad de la nave de Frigoríficos Devesa, se sumaron los tres de Ribadumia. Aún así era imposible ganarle la batalla al fuego, así que «alguien llamó a los que estaban en casa, de día libre y sin cobrar, y como sabían lo que estaban pasando los que estaban allí, fueron diez más». Más tarde llegaron refuerzos de otros parques como Pontevedra o Silleda, y de agrupaciones de voluntarios como la de Cambados.


El párrafo anterior describe de forma terrorífica como se organizan y estructuran estos servicios de bomberos de gestión privada, evidenciando la falta de medios y de personal con que dar una respuesta eficaz e inmediata a una solicitud de intervención, ¡!!dos bomberos!!!, repito dos bomberos para sofocar un incendio en una nave industrial, menos mal que acudieron otros tres bomberos en su ayuda, menos mal y asi hasta que tuvieron que ir personal voluntario y libre de servicio, viva la gestión privada de los servicios esenciales.


Y para colmo ya hasta ni cobran.


Los bomberos de O Salnés siempre pelearon por una gestión directa de los parques, dependiendo de las administraciones sin empresas intermediarias. Pero nunca les hicieron caso y así nos va.

 
Joaquín Sáez Murcia
Responsable del Sindicato de Bomberos FSP-UGT