Oct 28 2021

Trabajamos para que los Cuidados estén en el centro de las políticas.

Cuando mi hermano mayor nació, mis padres pasaban por una situación económica muy apurada, por lo que no tuvieron más remedio que llamar a Don Ángel, el practicante para que asistiera al parto en casa, lo cual resultaba muchísimo más barato que acudir al hospital. Al recién nacido le costó despegar y ante la angustia por la falta de crecimiento, el practicante aconsejó a mi madre que le diera sangre de caballo que se compraba en una vaquería en el centro de Madrid.  Una prole de siete hijos que alimentar, vestir, cuidar y educar. La atención a tu marido, a la vez que trabajas en lo que puedes para estirar el dinero del mes y todo sin descuidar tu imagen, que el régimen exigía no solo guardar las formas, sino que además tenían que estar guapas e impecables, no dejaba tiempo para la protesta o la queja. Llegaba extenuada a la noche, para comenzar de nuevo al día siguiente, con las tareas propias del hogar. Limpiar, comprar, lavar, cocinar, atender a la niña que tiene paperas, asegurarte de zurcir los calcetines y alargar los dobladillos de la falda del uniforme para que le sirva a la hija más pequeña…y en los ratos libres tricotar para la tienda de la esquina…. Esta era la realidad de las madres españolas durante el franquismo, que ante la ausencia de servicios esenciales, tejían alianzas con vecinas y parientas,  gestionando la red de crianza,  sabias boticarias, enfermeras,   guardianas de la virtud de sus hijas,  recicladoras de todo, descanso del guerrero, sostén de los abuelos, educadoras, costureras, tejedoras de solidaridad en el barrio, solucionadoras de lo cotidiano, remendadoras del dolor del maltrato, grandes economistas de la peseta….entre muchas otras prestaciones sin reconocimiento económico y social.

Podemos decir sin lugar a equivocarnos, que en casa, las amas de casa gestionaban las políticas de lo que hoy llamamos Estado de Bienestar. Y todo sin voz, ni voto. Porque la legislación las situaba como eternas menores de edad bajo la tutela del varón. Ya sea su marido, padre o hijo…La tutela no llena la soledad. Cuando todos partían al trabajo “de verdad” (porque el suyo no era considerado trabajo, sino sus labores), y al colegio, ellas se quedaban en el silencio interrumpido por el ruido de la lavadora, los consejos de Elena Francis, y el pedaleo de la Singer. Diez minutos antes de las dos, cuando todos regresaban para comer dos platos y postre, dejaban la bata y el delantal, para mostrarse divinas a su marido e hijos, como si no hubieran movido la zapatilla en todo el día.

Mi madre decía que ella no era rebelde. Que era el tiempo que le había tocado vivir. Pero hizo lo imposible porque sus hijas estudiaran y fueran independientes. Cuando un día, en la década de los setenta, nos plantamos con los panfletos reclamando igualdad y quemamos los sujetadores para reivindicar el derecho a nuestro cuerpo. Ella solo, no nos desanimó, sino que se aseguró de planchar las pancartas para que salieran bien estiradas, para que los grises que nos perseguían, no olvidaran que las niñas buenas van al cielo, las malas a todas partes.

Mi madre no pudo elegir. No la dejaron elegir. Pero trabajo sin descanso para que yo pueda hacerlo. Por eso, soy sindicalista y feminista. Si ella hubiera tenido la voz que hoy yo tengo, estoy segura de que habría creado un ministerio de cuidados, con presupuesto, con personas cualificadas, pero sobre todo con reconocimiento social. Porque sabía que en realidad, el trabajo más importante, es justamente el que menos se ve. El que siguen haciendo las mujeres hipotecando tiempo y oportunidades. El que hacen las trabajadoras con contratos precarios y salarios de subsistencia. Si, hija, me decía, habéis avanzado mucho, pero todavía los esencial, sigue siendo invisible a los ojos. Por ella, por todas ellas, trabajamos para que los cuidados y la igualdad estén en el centro de las políticas.

 ENLACE A REVISTA LA KARISHINA nº18

Oct 19 2021

La aprobación de la Ley de Igualdad efectiva entre hombres y mujeres  (LOIMH) en marzo del 2007, supuso un momento de inflexión en la conquista de la igualdad, al proporcionar un marco normativo dirigido a combatir todas las manifestaciones aún subsistentes de discriminación, directa o indirecta, por razón de sexo y a promover la igualdad real entre mujeres y hombres, con remoción de los obstáculos y estereotipos sociales que impiden alcanzarla.  

Para lograr la igualdad efectiva tanto en las empresas como en las Administraciones Públicas, se contempla, específicamente, el deber de negociar planes de igualdad en el marco de la negociación colectiva,  para que sean las partes, libre y responsablemente, las que acuerden su contenido. 

Al establecer por Ley “el deber de negociar”, nuestra participación sindical  adquiere un mayor respaldo al contar con un instrumento fundamental como son los planes de igualdad, ya que como señala la norma, “estas medidas deben ser objeto de negociación y, en su caso, de acuerdo con la representación legal de las personas  trabajadoras en la forma que se determina en la legislación laboral”. Todas las empresas y Administraciones están obligadas a respetar la igualdad de trato y de oportunidades en el ámbito laboral, y con esta finalidad deben adoptar medidas dirigidas a evitar cualquier tipo de discriminación laboral entre hombres y mujeres.

Un nuevo impulso al desarrollo efectivo de la igualdad se efectúa con, el RD 901/2020, por el que se regulan los planes de igualdad y su registro y se modifica el Real Decreto 713/2010, de 28 de mayo, sobre registro y depósito de convenios y acuerdos colectivos de trabajo y el RD 902/2020, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres.

Este nuevo marco reglamentario, nos plantea nuevos retos y oportunidades en la acción sindical para avanzar en la igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito laboral. Lo oportuno hubiera sido, que la ampliación de medidas viniera acompañada de recursos humanos y materiales, sin embargo, como ocurre con frecuencia en las políticas de igualdad, no se ha pensado en una partida presupuestaria adecuada al esfuerzo que debemos hacer negociando en las empresas y administraciones públicas. Por lo que nuestro trabajo se incrementa de una forma significativa e importante, y conscientes de la importancia de la negociación de los Planes, hemos emprendido esta labor con responsabilidad y con la intención de ampliar el trabajo en igualdad a los convenios colectivos en los que se encuadran. Por otra parte, la riqueza de nuestra organización se encuentra en la experiencia de todas las personas que la formamos. Lo cual nos permite crear un modelo de actuación en la negociación de los planes con criterios y procedimientos comunes. Nunca olvidamos, que representamos unas siglas que suman, tanto la historia como el presente de miles de personas que forman parte de nuestra Federación. Para que actuemos de forma coherente, es importante intercambiar información, compartir experiencias y crear un catálogo común para afrontar las distintas situaciones que nos encontramos en la negociación de los planes de igualdad. 

Como no podía ser de otra forma, desde la Secretaria de Mujer y Políticas Sociales, conjuntamente con las Secretarias Autonómicas, que conforman la red de igualdad, queremos aprender, construir conocimiento, acompañar y apoyar el trabajo que compañeros y compañeras hacen desde los territorios y para ello hemos creado el programa Minerva, con el fin de ofrecer un marco de reflexión, formación, análisis, acción, sindical, asesoramiento,  negociación de planes e información para el desarrollo sindical de la igualdad en el marco de la negociación y la acción sindical. 

Una de las actividades del programa Minerva es la Hoja Informativa que hoy os presentamos, que va a tener una periodicidad semanal, y que tienen como objetivo responder a muchas de las preguntas que surgen en la negociación de los planes, así como reflexionar sobre los distintos temas relacionados con la Igualdad desde la perspectiva sindical. 

Como siempre, con mucha ilusión, comenzamos este nuevo proyecto que esperamos os sea de utilidad. 

Luz Martínez Ten

Secretaria de Mujer y Políticas Sociales. Servicios Públicos UGT

Jun 08 2021

Ante las últimas noticias publicadas sobre la vuelta a los escenarios en España de Plácido Domingo en un concierto a favor de Cruz Roja (lavanguardia.com), las organizaciones sindicales, en la última reunión mantenida de la Mesa Negociadora el pasado día 24 de mayo, solicitamos a la empresa que reconsiderase esta colaboración debido a las denuncias por acoso sexual que caen sobre el tenor anteriormente citado.


El pasado día 28, la empresa nos informa que, aun habiendo trasladado nuestra postura en contra de esta colaboración, el concierto se va a llevar a cabo, destinándose los beneficios a Cruz Roja.
Nos desagrada conocer este tipo de noticias cuando nos encontramos, precisamente, en un punto de la negociación en el que hablamos de acoso sexual y por razón de sexo.


Esta colaboración da la espalda a las víctimas y promueve la complicidad con un sistema que perpetúa y legitima la violencia contra las mujeres. Además, muestra la incoherencia de la empresa cuando, por una parte, gasta gran parte de su presupuesto en campañas de sensibilización a la población sobre violencia de género, pero, por otra, consigue parte de sus fondos mediante colaboraciones con presuntos agresores sexuales que han sido denunciados públicamente por haber ejercido violencia contra las mujeres.


Dada la relevancia del asunto, queremos comunicar y reiterar nuestra disconformidad y desagrado con esta noticia.

May 24 2021

Nos sumamos a celebrar el Día Mundial de la diversidad cultural, 21 de Mayo, impulsando el desarrollo de #BibliotecasAntirracistas.

En UGT Servicios Públicos apostamos por un reconocer la diversidad de nuestra sociedad y trabajamos por unos servicios públicos inclusivos que garanticen la igualdad de oportunidades.

En coherencia con nuestros principios desde el proyecto Gestión y Atención a la Diversidad en la Función Pública, YoSoyServiciosPublicos, que realizamos desde UGT Servicios Públicos tenemos por objetivo sensibilizar y formar a las empleadas y empleados públicos en la gestión de la diversidad y la promoción de la igualdad de trato y no discriminación.

En la formación de empleados y empleadas públicas, así como para la sociedad en su conjunto, son fundamentales los cuentos, novelas o ensayos ya que nos ayudan a comprender nuestro entorno y a empatizar con situaciones diferentes a las que vivimos. En este sentido, creemos que es necesario impulsar el conocimiento de referentes literarios que faciliten eliminar el racismo y todas las formas de discriminación. Para este objetivo es clave invertir esfuerzos en el desarrollo de bibliotecas antirracistas.

Este 21 de mayo, a través de la campaña Bibliotecas Antirracistas queremos visibilizar la importante producción de libros que reflejan a través de las historias que cuentan la diversidad de nuestra sociedad. En los últimos años, gracias a la labor del movimiento antirracista, ha habido un aumento de obras literarias que contribuyen a enriquecer el conocimiento sobre las diferentes culturas que conviven en nuestra sociedad y facilitan eliminar estereotipos.

En consecuencia, del 21 al 28 de mayo vamos a celebrar la Semana Bibliotecas Antirracistas donde queremos que contribuyas a visibilizar la importancia de una literatura antirracista para la formación de las y los empleados públicos, así como para unos servicios públicos inclusivos.

La campaña Bibliotecas Antirracistas cuenta con los siguientes materiales y acciones que puedes ayudarnos a difundir:

  • Imagen de redes Bibliotecas Antirracistas Bibliotecas Antirracistas en los cuatro idiomas (Catalán, Gallego, Castellano y Euskera).
  • En nuestra sección Posiona-T del miércoles 26 de mayo hablaremos de la importancia del desarrollo de Bibliotecas Antirracistas.
  • Sorteo en redes Bibliotecas Antirracistas donde queremos recomendar y facilitar libros y novelas que reflejan la diversidad y fomentan la eliminación del racismo. Por ello vamos a sortear:
    • “Hija del Camino” de Lucía Asué Mbomio
    • “Antigitanismo. Trece miradas.” Ismael Cortés, Patricia Caro y
    • Markus End (coords.)

Puedes consultar toda la información del sorteo AQUÍ.

Estas acciones se realizan en el marco del proyecto está cofinanciado por el Fondo de Asilo, Migración e Integración de la Unión Europea (FAMI) a través de la convocatoria de subvenciones de la Dirección General de Inclusión y Atención Humanitaria (DGIAH) del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones (MISSM).