Abr 05 2021

Artículo de opinión de Cristina Antoñanzas, Vicesecretaria General de UGT, en "El Siglo de Europa"


Esta semana se publicaban datos que advertían de que España se sitúa a la cola de la OCDE en trabajadores mayores de 55 años. Pues bien, a pesar de lo terrible de las cifras, en general, en nuestro país, las mujeres mayores de 55 años sufren más la infamia de un mercado laboral injusto y discriminatorio, que perpetúa y agrava la situación de muchas mujeres cuando son mayores.

Según datos de 2020, las mujeres mayores de 55 años y más tienen menor tasa de actividad que los hombres de ese mismo grupo de edad (hay una brecha de 7,71 puntos porcentuales), tienen menor tasa de empleo (hay una diferencia de 9,03 puntos porcentuales) y tienen mayor tasa de paro, 13,34% frente al 11% de los hombres.

También se acrecienta la brecha salarial en este grupo de edad. Así, los últimos datos disponibles, de 2018, reflejan que la brecha salarial se sitúa en el 21,42%, pero la del grupo de edad de 55 años y más asciende hasta el 24,13% (2,71 puntos más)

Las trabajadoras españolas son maltratadas por nuestro mercado de trabajo (precarias, carne de cañón de los trabajos parciales no voluntarios, y perceptoras, en su mayor parte de los bajos salarios), y esto sucede desde su acceso al empleo hasta la jubilación.

Es más, su situación se agrava en la jubilación. La brecha en pensiones alcanza el 35,09% cuando se accede a una pensión de jubilación. Además, cuando las mujeres se ven obligadas a permanecer en el empleo asalariado pasados los 65 años, porque no han alcanzado las cotizaciones suficientes para acceder una pensión de jubilación, la brecha salarial asciende al 32,86%. Por el contrario, muchos hombres permanecen en el empleo más allá de los 65 años para poder acceder a la pensión máxima.

La discriminación salarial entre mujeres y hombres se amplifica cuando las mujeres son mayores, es el remate después de una vida de lucha por abrirse paso en un mercado laboral marcado por la pervivencia de un patrón cultural paternalista, machista e injusto.

UGT se declara como un sindicato feminista. La igualdad no puede ser una palabra vacía. No nos lo podemos permitir como sociedad, ni como país. Produce vergüenza que, en el siglo XXI, los derechos de las mujeres en el entorno laboral sigan siendo cuestionados. Produce indignación que se pretendan obtener mayores beneficios a costa de no reconocer el principio de igual salario por trabajos de igual valor. No puede haber trabajadores de primera y trabajadoras de segunda.

La crisis provocada por el Covid-19 ha puesto de manifiesto lo que todo el mundo sabe. Las mujeres son imprescindibles, son trabajadoras esenciales e incansables, aun a costa de su salud durante la primera parte de la pandemia. Y eso a pesar de todos los indicadores en su contra. Además, esta crisis ha puesto de manifiesto el problema estructural de los cuidados, que recae injusta y mayoritariamente sobre unas mujeres.

Por eso desde UGT, reclamamos que la reconstrucción de un nuevo país, se haga desde la perspectiva de género, es decir, desde el respeto a la igualdad en todos los ámbitos.

Las discriminaciones de hoy se acrecientan cuando las mujeres tienen más edad, por tanto, hay que atajar los problemas ya. Primero exigiendo el cumplimiento de las leyes vigentes, entre ellas el desarrollo reglamentario de los planes de igualdad y los registros salariales, y estableciendo sanciones coercitivas si no es así, y segundo facilitando los recursos suficientes para que estas normativas no se diluyan en el BOE.

Es preciso a su vez derogar la reforma laboral, generadora de precariedad y bajos salarios que afectan sobre todo a mujeres; diseñar una ley de igualdad salarial que contribuya de forma eficaz a combatir la brecha salarial; incrementar los niveles de protección social en relación con las tareas de cuidados; impulsar más medidas para favorecer la corresponsabilidad; y establecer una reforma educativa que integre el respeto a la igualdad y a la diversidad, entre otras medidas.

La igualdad efectiva es un objetivo prioritario e irrenunciable que marcará la acción sindical de UGT hasta que no se consiga.


⇒ Accede al artículo en "El Siglo de Europa"

Feb 23 2021


► Cristina Antoñanzas, en una entrevista en el Canal 24 horas de TVE afirma que la brecha salarial es muy preocupante en los sectores considerados esenciales, fuertemente feminizados, mal remunerados y con una alta precariedad.

► Confía en que el Supremo no dé la razón a CEOE porque el desarrollo reglamentario de los planes de igualdad y el registro de igualdad retributiva son elementos fundamentales para acabar con la brecha salarial en las empresas.

La Vicesecretaria General del UGT, Cristina Antoñanzas, ha manifestado que al ritmo actual la brecha salarial en España no desaparecerá hasta dentro de 43 años (actualmente según los últimos datos publicados por el INE se sitúa en el 21,41% y el año anterior en el 21,92%). Además, las mujeres cobramos de media al año 5.700 euros menos que los hombres, lo que supone un total de 44.000 millones, o lo que es lo mismo el 3,69% del PIB de ese año. “Esto dinero que dejamos de ganar las mujeres que repercute no solo en nuestro salario, sino también en los ingresos para la Seguridad Social, pues supondría un aumento de las cotizaciones, y en los ingresos al Estado”.

Antoñanzas, que ha hecho estas declaraciones en el Canal 24 horas de TVE, ha dicho que la brecha no ha disminuido en ningún sector, pero sí que ha aumentado hasta superar el 30%, en los sectores considerados esenciales durante la pandemia, que son y siguen siendo esenciales. Se trata de actividades administrativas y de servicios, actividades profesionales, científicas o técnicas, en los servicios de salud o en el cuidado de las personas. “Esto es algo muy preocupante, son sectores feminizados, mal remunerados y con una precariedad muy alta. Como país nos lo deberíamos hacer mirar” .

Asimismo, la Vicesecretaria General de UGT ha dicho que a la brecha le afectan muchos factores, uno de ellos el tipo de contratación. Las mujeres de 45 años o más son las que en su gran mayoría tienen contratos a tiempo parcial, lo que hace que la brecha salarial aumente. El que exista esta brecha en el ámbito laboral, no solo afecta al salario sino también a otras percepciones como el desempleo o las pensiones. “Las pensiones de las mujeres son hasta un 35% más bajas que las de los hombres”.

Antoñanzas ha señalado que "tenemos dos herramientas importantísimas, en estos momentos, encima de la mesa, como son el desarrollo reglamentario de los planes de igualdad en las empresas y los registros de igualdad retributiva". Lamentablemente la CEOE ha recurrido ante el Supremo este decreto que fue aprobado en el marco del diálogo social. “Obviamente esperamos que no le dé la razón, porque consideramos que son herramientas fundamentales para abordar la brecha salarial en nuestras empresas”.

 
What do you want to do ?
New mail
Все самое интересное на сайте: http://stroi-rukami.ru http://hold-house.ru http://samodelkami.ruhttp://samodelkinov.ru http://pro-nedvijimosti.ruhttp://sdelaisebe.ru http://investment-money.ru http://grand-construction.ruGo to top of pagehttp://build-dwelling.ru http://mending-house.ru http://grand-builder.ruhttp://poleznii.ruGo to top of page http://samodelnii.ru http://samodelnaya.ru http://lavandamd.ru
Nov 09 2020

UGT relanza la campaña para denunciar la brecha salarial en España #Yotrabajogratis


► UGT relanza, la campaña #Yotrabajogratis, que este año cobra más importancia que nunca, sobre todo, porque la pandemia ha dado más visibilidad al trabajo esencial que desarrollan las mujeres en el mercado de trabajo y a una injusticia que se perpetúa, la brecha salarial. 

► Así, las mujeres en España trabajan gratis con respecto a los hombres 51 días, desde el 11 de noviembre hasta el 31 de diciembre, solo 4 días menos que el año anterior, pero una cifra inaceptable.

► UGT confía en que el desarrollo reglamentario de los planes de igualdad y la obligatoriedad de las empresas de realizar auditorías salariales ayuden a combatir la brecha salarial. 

► El objetivo debe ser situar a España en la vanguardia de la lucha contra las discriminaciones salariales que sufren las mujeres con respecto a los hombres, máxime en un momento crucial: la reconstrucción de un nuevo país más justo, en el que se erradiquen las discriminaciones y en el que nadie se quede atrás.  

UGT relanzará el 11 de noviembre la campaña que desarrolla todos los años, desde que comenzó en 2016, para denunciar la brecha salarial entre mujeres y hombres, una lacra que aún perdura y apenas varía (en 2016 y 2017  las mujeres españoles trabajábamos gratis desde el 8 de noviembre hasta el final del año, en 2018 desde el 10 de noviembre, en 2019 desde el 7 de noviembre y este año trabajamos gratis, con respecto a los hombres, desde el 11 de noviembre hasta final de año, es decir trabajamos 51 días gratis a consecuencia de la brecha salarial (cuatro días menos que en 2019).

Los datos que conocemos de Eurostat, corresponden a 2018. Los datos del año anterior (2017) han sido ajustados y en su mayoría el porcentaje de brecha salarial ha bajado. 

Los datos

  • De los 25 países que podemos analizar (no disponemos de datos de Grecia, Italia e Irlanda que sean comparables), nos encontramos que la brecha salarial ha descendido respecto al año anterior en dieciséis países de la Unión Europea. En tres ha aumentado, aunque muy ligeramente (Francia (+0,1), Polonia (+ 1,6) y Eslovenia (0,7)) y en dos se mantiene prácticamente invariable (España y Chipre) En el conjunto de la UE, la brecha ha descendido un 0,30 %. 
  • España registró una brecha salarial del 14% (según los últimos datos registrados por Eurostat). Por debajo de la media de la UE que se situó en el 15,7 %. Donde más brecha hay es en Estonia, República Checa y Alemania superando en estos tres casos el 20%. Donde menos brecha hay por el contrario es en Rumanía, Italia y Luxemburgo (5% de brecha como tope). España triplica esta cifra.
  • Teniendo en cuenta los días, en España las mujeres trabajan 51 días gratis, algo menos que la media de la UE (trabajan 57 días gratis) pero muy por encima de países como Rumania (trabajan 11 días gratis o Luxemburgo con 17 días gratis). En el otro extremo, donde las mujeres trabajan más días gratis se sitúan países como Estonia, Alemania, Reino Unido, República Checa, Austria y Eslovaquia (en todos ellos trabajan más de 71 días gratis, siendo el caso más grave el de Estonia donde se trabajan 83 días gratis)

Algunas observaciones

La pandemia ha dado, si cabe, más visibilidad a una injusticia que se perpetúa pese a estar en el siglo XXI: la brecha salarial entre hombres y mujeres y eso a pesar del relevante papel que han tenido las mujeres durante el confinamiento, aún a riesgo de su salud y a pesar de cobrar en muchos casos sueldos de miseria. 

Por eso, este año cobra más importancia que nunca la campaña de UGT #Yotrabajogratis para denunciar la brecha salarial que sufren las mujeres respecto a los hombres. En concreto este año, las mujeres en España trabajan 51 días gratis con respecto a los hombres, o lo que es lo mismo las empresas se ahorran 51 días del sueldo de las mujeres al año, con la consiguiente merma en las cotizaciones sociales y, por consiguiente, en la protección social de las mujeres (tienen pensiones más bajas, peor prestación por desempleo, etc.), a la vez que supone menos recaudación, menos ingresos para Hacienda o cotizaciones a la Seguridad Social. 

Conviene recordar que la discriminación salarial es, de todas las discriminaciones que sufren las mujeres, la que más dificultades entraña para ser erradicada. El motivo solo puede ser explicable desde el punto de vista del coste económico que tiene para las empresas. Un coste que no sería tal porque corregir esta discriminación permitirá una mayor integración de las mujeres en el mercado laboral con los consecuentes beneficios para la competitividad y productividad de las empresas y en el ámbito económico y social. 

Otras discriminaciones que han soportado las mujeres, se han ido corrigiendo con medidas cuyo coste recae sobre la Seguridad Social o sobre las propias trabajadoras (reducciones de jornada, las excedencias, o los permisos de cuidados, que pudiendo ser disfrutados por los hombres, tampoco ellos asumen el coste económico y de protección social que representan)

En este sentido, una de las lecciones de esta crisis debe ser avanzar en la igualdad real de las mujeres y los hombres en el ámbito laboral y social, de tal forma que el proceso de reconstrucción de un nuevo país deberá hacerse desde la perspectiva género, lo que supone eliminar todo tipo de discriminaciones, incluida la brecha salarial.

Se han producido avances legislativos importantes

Esta estadística de Eurostat, en base a datos de 2018, los últimos disponibles, no recoge los avances legislativos que se han adoptado estos años en el ámbito laboral. En este sentido, hay que destacar el Real Decreto 6/2019, de 1 de marzo, en el que se cambia la legislación en materia de Igualdad retributiva y el “Acuerdo para el Desarrollo de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en el trabajo” es un paso fundamental para avanzar en la igualdad, si bien sus efectos se notarán con posterioridad. 

Este Acuerdo fue alcanzado en el marco del diálogo social y firmado, el pasado 30 de julio, por el Gobierno y los sindicatos UGT y CCOO, y al mismo debería unirse la patronal, lo que constataría su compromiso para acabar con una discriminación injusta, que no solo perjudica a las mujeres, sino a nuestro país.

El Acuerdo impulsa el desarrollo reglamentario de los planes de igualdad en las empresas (todas aquellas con más de 50 trabajadores tendrán que tenerlo en 2022), y concreta la obligación que tienen, desde marzo de 2019, de contar con un registro salarial, para garantizar el principio de “igualdad retributiva, para trabajos de igual valor”. 

El registro salarial, que debe detallarse según categorías profesionales y recoger tanto el salario base, como los complementos y las percepciones extrasalariales, está en línea con la Directiva de Transparencia Salarial que está defendiendo la Confederación Europea de Sindicatos (CES) en la UE, aunque ésta va un poco más allá al exigir sanciones para aquellos empresarios que no cumplen la ley. Algo que sería conveniente se implementará también en nuestro país.

En este sentido, UGT ha pedido reforzar las inspecciones en las empresas para garantizar la puesta en marcha de los planes de igualdad y la igualdad retributiva.

La lucha por la igualdad salarial a cámara lenta, también, a nivel internacional

La Confederación Europea de Sindicatos (CES), de la que UGT es socio fundadora, ha realizado un estudio en el que afirma que, al ritmo actual, la brecha salarial en España no se cerrará hasta el 2046 y en la UE no se cerrará hasta el próximo siglo.

Los datos de Eurostat muestran que la brecha salarial de género se ha reducido en un 1% en los últimos ocho años, lo que significa que, a medida que avanzan las cosas, las mujeres tendrán que esperar otros 84 años para lograr la igualdad de salarios. La CES también ha determinado que, sin medidas vinculantes para frenar las tendencias actuales, la brecha salarial persistirá o seguirá aumentando en casi todos los Estados miembros y que solo en tres de ellos se cerrará durante esta década (en al menos, uno de ellos los salarios de mujeres y hombres son inaceptablemente bajos, se igualan a la baja)

En este sentido, la CES ha trasladado su preocupación por el aplazamiento por parte de la Comisión Europea de la publicación de la Directiva sobre Transparencia Salarial, pasando del 4 de noviembre al 15 de diciembre, y porque en el discurso sobre el Estado de la Unión no se mencionaran las medidas vinculantes de transparencia salarial prometidas por la Presidenta de la CE, Úrsula Von Der Leyen, para los primeros 100 días de su mandato. 

Además de la campaña de denuncia contra la brecha salarial promovida por la CES, la Confederación Sindical Internacional (CSI) también ha difundido estos días, a través de redes sociales, la necesidad de luchar contra lacra social que afecta a todos los países, incluidos los países “desarrollados”, donde resulta aún más inexplicable que persista esta discriminación.

Jun 01 2020

kari

Puedes leer aquí La Karishina, la revista digital de Mujer y Políticas Sociales de FeSP-UGT

K15

kari1.kari2.kari3.kari4.kari5

kari6.kari7.kari8.kari9.kari10

kari11.kari12 kari13 kari14

 

 
What do you want to do ?
New mail
 
What do you want to do ?
New mail