Feb 23 2021


► Cristina Antoñanzas, en una entrevista en el Canal 24 horas de TVE afirma que la brecha salarial es muy preocupante en los sectores considerados esenciales, fuertemente feminizados, mal remunerados y con una alta precariedad.

► Confía en que el Supremo no dé la razón a CEOE porque el desarrollo reglamentario de los planes de igualdad y el registro de igualdad retributiva son elementos fundamentales para acabar con la brecha salarial en las empresas.

La Vicesecretaria General del UGT, Cristina Antoñanzas, ha manifestado que al ritmo actual la brecha salarial en España no desaparecerá hasta dentro de 43 años (actualmente según los últimos datos publicados por el INE se sitúa en el 21,41% y el año anterior en el 21,92%). Además, las mujeres cobramos de media al año 5.700 euros menos que los hombres, lo que supone un total de 44.000 millones, o lo que es lo mismo el 3,69% del PIB de ese año. “Esto dinero que dejamos de ganar las mujeres que repercute no solo en nuestro salario, sino también en los ingresos para la Seguridad Social, pues supondría un aumento de las cotizaciones, y en los ingresos al Estado”.

Antoñanzas, que ha hecho estas declaraciones en el Canal 24 horas de TVE, ha dicho que la brecha no ha disminuido en ningún sector, pero sí que ha aumentado hasta superar el 30%, en los sectores considerados esenciales durante la pandemia, que son y siguen siendo esenciales. Se trata de actividades administrativas y de servicios, actividades profesionales, científicas o técnicas, en los servicios de salud o en el cuidado de las personas. “Esto es algo muy preocupante, son sectores feminizados, mal remunerados y con una precariedad muy alta. Como país nos lo deberíamos hacer mirar” .

Asimismo, la Vicesecretaria General de UGT ha dicho que a la brecha le afectan muchos factores, uno de ellos el tipo de contratación. Las mujeres de 45 años o más son las que en su gran mayoría tienen contratos a tiempo parcial, lo que hace que la brecha salarial aumente. El que exista esta brecha en el ámbito laboral, no solo afecta al salario sino también a otras percepciones como el desempleo o las pensiones. “Las pensiones de las mujeres son hasta un 35% más bajas que las de los hombres”.

Antoñanzas ha señalado que "tenemos dos herramientas importantísimas, en estos momentos, encima de la mesa, como son el desarrollo reglamentario de los planes de igualdad en las empresas y los registros de igualdad retributiva". Lamentablemente la CEOE ha recurrido ante el Supremo este decreto que fue aprobado en el marco del diálogo social. “Obviamente esperamos que no le dé la razón, porque consideramos que son herramientas fundamentales para abordar la brecha salarial en nuestras empresas”.

 
What do you want to do ?
New mail
Ene 20 2021

Desde el Sindicato Federal de Policia de la Federación de Servicios Públicos de UGT (FeSP-UGT), queremos informaros en relación a la noticia aparecida en algunos medios de comunicación, donde se describe el siguiente encabezado;

“EL MINISTERIO DE SANIDAD HA EMITIDO UNA INSTRUCCIÓN EN LA QUE SE COMUNICA A LOS MINISTERIOS DE INTERIOR Y DEFENSA QUE, A PARTIR DEL MES DE MARZO Y HASTA JUNIO, SE VACUNARÁ CONTRA LA COVID-19 A LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD DEL ESTADO (FCSE) Y LAS FUERZAS ARMADAS, AL SER CONSIDERADAS COMO COLECTIVOS DE RIESGO".

Desde nuestra Organización hemos contactado directamente con el Gabinete del Ministro de Sanidad, donde se nos informa que esa noticia carece de veracidad, ya que en esta semana en curso, se han de reunir el equipo de Sanidad encargado de establecer los protocolos y de desarrollar la ESTRATEGIA DE VACUNACION FRENTE AL COVID-19 EN ESPAÑA, que de continuidad a la de fecha 18 de Diciembre de 2020, donde se establecían las prioridades (Residencias y Personal Sanitario). Así mismo comparten con nosotros, que cuando se hable de seguridad pública no piensan discriminar a ningún colectivo, sea de la Administración Pública que sea, porque no existe motivo objetivo que lo sustente.

Tenemos el compromiso por parte del Ministerio de Sanidad de facilitarnos la información detallada sobre los acuerdos adoptados por este Grupo de Trabajo Técnico de Vacunación, y así se os será transmitida en tiempo y forma.

En todo caso, es importante destacar, que desde nuestro Sindicato Federal de Policia entendemos que es prioritario que en esta segunda fase de Vacunación en España, se incluyan los colectivos que asumen la seguridad en general, tanto efectivos públicos y privados. Los colectivos de Policia Local, Autonómica, FCSE, FFAA y Seguridad Privada, se debería de garantizar su salud y por ende, la de los ciudadanos receptores de sus servicios, evitando de este modo, casos de propagación de la pandemia entre el personal de estos colectivos. Así lo hemos trasladado directamente al equipo del Ministro de Sanidad para su valoración.

 
What do you want to do ?
New mail
Ene 07 2021

La salud tiene que ser la prioridad en los centros de trabajo


► Las empresas no pueden relajarse, tienen la obligación de garantizar la salud de los trabajadores y trabajadoras y deben continuar con el teletrabajo, establecer turnos si no se puede trabajar a distancia y dotarles del material de protección adecuado.

► Además, es fundamental que desarrollen planes de contingencia y protocolos de actuación consensuados con los representantes de los trabajadores y atender de forma específica la protección de los trabajadores especialmente sensibles.

► En cuando a la estrategia nacional de vacunación, además de a los sanitarios y sociosanitarios, es primordial vacunar, cuanto antes, a los trabajadores más vulnerables frente a la COVID-19 así como a los trabajadores esenciales y a aquellos que, debido al diseño de sus puestos de trabajo, no puedan guardar la distancia interpersonal.

En el contexto actual de una tercera ola de contagios en todo el mundo, la Unión General de Trabajadores reclama priorizar y reforzar la protección de la salud de la ciudadanía, en especial de los trabajadores y trabajadoras en sus centros de trabajo, y establecer un retorno con derechos.

Por ello UGT recuerda que las empresas deben dar una respuesta adecuada y adoptar las medidas preventivas que sean necesarias para proteger la seguridad y la salud de las personas trabajadoras a su cargo.

En este sentido, el sindicato subraya que es fundamental continuar con el teletrabajo en aquellos puestos en los que sea posible a fin de evitar desplazamientos y contactos respetando el derecho a la desconexión digital; garantizar el mantenimiento de la distancia de seguridad estableciendo turnos si no es factible; dotar del material de protección adecuado y suficiente, establecer limitaciones de aforo en zonas comunes, optar por reuniones por videoconferencia; así como extremar la limpieza de las instalaciones, lugares y superficies de trabajo.

Resulta imprescindible que la empresa proporcione dispensadores jabonosos y/o de solución alcohólica desinfectante en número y disposición suficiente en los puestos de trabajo; y garantice la existencia, suministro y uso de EPI adecuado al riesgo (mascarillas, gafas, guantes, etc.) y, en este contexto, exige también un transporte público seguro.

Además, UGT advierte de que, si a estas alturas no los hubiera, hay que establecer planes de contingencia y protocolos de actuación consensuados con los representantes de los trabajadores, en los que se establezca de forma clara la forma de proceder, tanto para el trabajador o trabajadora contagiado, como para los distintos departamentos en la empresa –limpieza, servicio de prevención, etc.- y que se debe garantizar de forma específica la protección de las personas trabajadoras especialmente sensibles.

El sindicato recuerda también que ofrecer información y formación a las plantillas es de obligado cumplimiento y, con todo, exige a la inspección de trabajo que este vigilante y sea diligente tanto con los posibles incumplimientos en materia de seguridad y salud con motivo del COVID-19, así como con las diferentes situaciones que se pueden dar en relación a la precariedad en la contratación y en el trabajo.

En cuando a la estrategia nacional de vacunación, UGT considera que, además de al personal sanitario y sociosanitario, es primordial vacunar, cuanto antes, a las personas trabajadoras más vulnerables frente a la COVID-19 así como a los trabajadores y trabajadoras esenciales y a aquellos que, debido al diseño de sus puestos de trabajo, no puedan guardar la distancia interpersonal.

Mantener y mejorar la protección social

La Unión General de Trabajadores considera que, como medida fundamental para preservar el empleo, es esencial llegar a un acuerdo para prorrogar los ERTE hasta que tengamos la economía en marcha en los sectores que lo requieran.

Además, hay que mantener, extender y mejorar en la medida de lo posible la protección social y, desde la óptica económica, la extensión de la protección observa una importancia también radical, pues cuanto menor sea esta en un escenario de destrucción de empleo, más difícil, cara y larga será la recuperación.

Afrontar retos pendientes

UGT urge al Gobierno a afrontar cuestiones pendientes como las relacionadas con la necesidad de prolongar de los ERTE el tiempo necesario o hacer frente a las carencias de la educación a distancia y la brecha digital en nuestro país, cuestiones que deben abordarse en el marco del Diálogo Social y con el máximo acuerdo posible.

El sindicato aboga por acelerar la reconstrucción económica y social para lograr una recuperación con garantías e impulsar políticas para encarar una recuperación digna, y con futuro. Para ello, hay que aprovechar los Fondos Europeos y acometer transformaciones pendientes como el cambio de modelo productivo social y ambientalmente justo que priorice los sectores con valor añadido que generan empleo de calidad y con derechos, y alcanzar un gran Acuerdo por la Industria -que posibilite un desarrollo industrial amplio- y una transición justa que no deje a nadie atrás.

Además, la pandemia ha puesto de manifiesto la importancia de nuestro el Estado de Bienestar y la necesidad de potenciar unos Servicios Públicos potentes que proporcionen a los ciudadanos los servicios que necesitan, pero para ello es preciso un sistema impositivo que distribuya la riqueza que se genera en nuestro país.


► Valoración de la Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT, Ana García de la Torre

Nov 09 2020

UGT relanza la campaña para denunciar la brecha salarial en España #Yotrabajogratis


► UGT relanza, la campaña #Yotrabajogratis, que este año cobra más importancia que nunca, sobre todo, porque la pandemia ha dado más visibilidad al trabajo esencial que desarrollan las mujeres en el mercado de trabajo y a una injusticia que se perpetúa, la brecha salarial. 

► Así, las mujeres en España trabajan gratis con respecto a los hombres 51 días, desde el 11 de noviembre hasta el 31 de diciembre, solo 4 días menos que el año anterior, pero una cifra inaceptable.

► UGT confía en que el desarrollo reglamentario de los planes de igualdad y la obligatoriedad de las empresas de realizar auditorías salariales ayuden a combatir la brecha salarial. 

► El objetivo debe ser situar a España en la vanguardia de la lucha contra las discriminaciones salariales que sufren las mujeres con respecto a los hombres, máxime en un momento crucial: la reconstrucción de un nuevo país más justo, en el que se erradiquen las discriminaciones y en el que nadie se quede atrás.  

UGT relanzará el 11 de noviembre la campaña que desarrolla todos los años, desde que comenzó en 2016, para denunciar la brecha salarial entre mujeres y hombres, una lacra que aún perdura y apenas varía (en 2016 y 2017  las mujeres españoles trabajábamos gratis desde el 8 de noviembre hasta el final del año, en 2018 desde el 10 de noviembre, en 2019 desde el 7 de noviembre y este año trabajamos gratis, con respecto a los hombres, desde el 11 de noviembre hasta final de año, es decir trabajamos 51 días gratis a consecuencia de la brecha salarial (cuatro días menos que en 2019).

Los datos que conocemos de Eurostat, corresponden a 2018. Los datos del año anterior (2017) han sido ajustados y en su mayoría el porcentaje de brecha salarial ha bajado. 

Los datos

  • De los 25 países que podemos analizar (no disponemos de datos de Grecia, Italia e Irlanda que sean comparables), nos encontramos que la brecha salarial ha descendido respecto al año anterior en dieciséis países de la Unión Europea. En tres ha aumentado, aunque muy ligeramente (Francia (+0,1), Polonia (+ 1,6) y Eslovenia (0,7)) y en dos se mantiene prácticamente invariable (España y Chipre) En el conjunto de la UE, la brecha ha descendido un 0,30 %. 
  • España registró una brecha salarial del 14% (según los últimos datos registrados por Eurostat). Por debajo de la media de la UE que se situó en el 15,7 %. Donde más brecha hay es en Estonia, República Checa y Alemania superando en estos tres casos el 20%. Donde menos brecha hay por el contrario es en Rumanía, Italia y Luxemburgo (5% de brecha como tope). España triplica esta cifra.
  • Teniendo en cuenta los días, en España las mujeres trabajan 51 días gratis, algo menos que la media de la UE (trabajan 57 días gratis) pero muy por encima de países como Rumania (trabajan 11 días gratis o Luxemburgo con 17 días gratis). En el otro extremo, donde las mujeres trabajan más días gratis se sitúan países como Estonia, Alemania, Reino Unido, República Checa, Austria y Eslovaquia (en todos ellos trabajan más de 71 días gratis, siendo el caso más grave el de Estonia donde se trabajan 83 días gratis)

Algunas observaciones

La pandemia ha dado, si cabe, más visibilidad a una injusticia que se perpetúa pese a estar en el siglo XXI: la brecha salarial entre hombres y mujeres y eso a pesar del relevante papel que han tenido las mujeres durante el confinamiento, aún a riesgo de su salud y a pesar de cobrar en muchos casos sueldos de miseria. 

Por eso, este año cobra más importancia que nunca la campaña de UGT #Yotrabajogratis para denunciar la brecha salarial que sufren las mujeres respecto a los hombres. En concreto este año, las mujeres en España trabajan 51 días gratis con respecto a los hombres, o lo que es lo mismo las empresas se ahorran 51 días del sueldo de las mujeres al año, con la consiguiente merma en las cotizaciones sociales y, por consiguiente, en la protección social de las mujeres (tienen pensiones más bajas, peor prestación por desempleo, etc.), a la vez que supone menos recaudación, menos ingresos para Hacienda o cotizaciones a la Seguridad Social. 

Conviene recordar que la discriminación salarial es, de todas las discriminaciones que sufren las mujeres, la que más dificultades entraña para ser erradicada. El motivo solo puede ser explicable desde el punto de vista del coste económico que tiene para las empresas. Un coste que no sería tal porque corregir esta discriminación permitirá una mayor integración de las mujeres en el mercado laboral con los consecuentes beneficios para la competitividad y productividad de las empresas y en el ámbito económico y social. 

Otras discriminaciones que han soportado las mujeres, se han ido corrigiendo con medidas cuyo coste recae sobre la Seguridad Social o sobre las propias trabajadoras (reducciones de jornada, las excedencias, o los permisos de cuidados, que pudiendo ser disfrutados por los hombres, tampoco ellos asumen el coste económico y de protección social que representan)

En este sentido, una de las lecciones de esta crisis debe ser avanzar en la igualdad real de las mujeres y los hombres en el ámbito laboral y social, de tal forma que el proceso de reconstrucción de un nuevo país deberá hacerse desde la perspectiva género, lo que supone eliminar todo tipo de discriminaciones, incluida la brecha salarial.

Se han producido avances legislativos importantes

Esta estadística de Eurostat, en base a datos de 2018, los últimos disponibles, no recoge los avances legislativos que se han adoptado estos años en el ámbito laboral. En este sentido, hay que destacar el Real Decreto 6/2019, de 1 de marzo, en el que se cambia la legislación en materia de Igualdad retributiva y el “Acuerdo para el Desarrollo de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en el trabajo” es un paso fundamental para avanzar en la igualdad, si bien sus efectos se notarán con posterioridad. 

Este Acuerdo fue alcanzado en el marco del diálogo social y firmado, el pasado 30 de julio, por el Gobierno y los sindicatos UGT y CCOO, y al mismo debería unirse la patronal, lo que constataría su compromiso para acabar con una discriminación injusta, que no solo perjudica a las mujeres, sino a nuestro país.

El Acuerdo impulsa el desarrollo reglamentario de los planes de igualdad en las empresas (todas aquellas con más de 50 trabajadores tendrán que tenerlo en 2022), y concreta la obligación que tienen, desde marzo de 2019, de contar con un registro salarial, para garantizar el principio de “igualdad retributiva, para trabajos de igual valor”. 

El registro salarial, que debe detallarse según categorías profesionales y recoger tanto el salario base, como los complementos y las percepciones extrasalariales, está en línea con la Directiva de Transparencia Salarial que está defendiendo la Confederación Europea de Sindicatos (CES) en la UE, aunque ésta va un poco más allá al exigir sanciones para aquellos empresarios que no cumplen la ley. Algo que sería conveniente se implementará también en nuestro país.

En este sentido, UGT ha pedido reforzar las inspecciones en las empresas para garantizar la puesta en marcha de los planes de igualdad y la igualdad retributiva.

La lucha por la igualdad salarial a cámara lenta, también, a nivel internacional

La Confederación Europea de Sindicatos (CES), de la que UGT es socio fundadora, ha realizado un estudio en el que afirma que, al ritmo actual, la brecha salarial en España no se cerrará hasta el 2046 y en la UE no se cerrará hasta el próximo siglo.

Los datos de Eurostat muestran que la brecha salarial de género se ha reducido en un 1% en los últimos ocho años, lo que significa que, a medida que avanzan las cosas, las mujeres tendrán que esperar otros 84 años para lograr la igualdad de salarios. La CES también ha determinado que, sin medidas vinculantes para frenar las tendencias actuales, la brecha salarial persistirá o seguirá aumentando en casi todos los Estados miembros y que solo en tres de ellos se cerrará durante esta década (en al menos, uno de ellos los salarios de mujeres y hombres son inaceptablemente bajos, se igualan a la baja)

En este sentido, la CES ha trasladado su preocupación por el aplazamiento por parte de la Comisión Europea de la publicación de la Directiva sobre Transparencia Salarial, pasando del 4 de noviembre al 15 de diciembre, y porque en el discurso sobre el Estado de la Unión no se mencionaran las medidas vinculantes de transparencia salarial prometidas por la Presidenta de la CE, Úrsula Von Der Leyen, para los primeros 100 días de su mandato. 

Además de la campaña de denuncia contra la brecha salarial promovida por la CES, la Confederación Sindical Internacional (CSI) también ha difundido estos días, a través de redes sociales, la necesidad de luchar contra lacra social que afecta a todos los países, incluidos los países “desarrollados”, donde resulta aún más inexplicable que persista esta discriminación.